“Solo Jesús podía cambiar al terrible pecador que era”, dice multimillonario

Compartir en tus Redes

El multimillonario agregó que Dios podía recibirlo en su reino siempre y cuando no cometiera “pecados graves” como asesinato y violación.

El multimillonario filipino, Henry Sy Jr, tuvo un encuentro con Dios y dejó atrás su antigua vida sumergida en el pecado.

El pasado domingo, 30 de agosto, el multimillonario Henry Sy, contó su testimonio de conversión durante el aniversario de la iglesia Christ’s Commission Fellowship ubicada en Filipinas.

Henry Sy Jr es co-vicepresidente de SM Investments, un conglomerado muy famoso en Filipinas y considerado uno de los más importantes según la revista Forbes.

“Nos capacitaron desde una edad temprana para ganar dinero y ser los mejores en los negocios”, dijo Sy.

Testimonio de conversión de multimillonario

Sin embargo, en un vídeo corto aseguró que el amor al dinero lo llevó a vivir una vida de pecado.

“Con el tiempo, nuestra empresa familiar creció cada vez más, hasta convertirse en uno de los conglomerados más grandes de Filipinas. Junto con estos éxitos vinieron todas las adicciones pecaminosas y estilos de vida que pensé que eran normales para un chico como yo”, relató Sy.

 El multimillonario agregó que Dios podía recibirlo en su reino siempre y cuando no cometiera “pecados graves” como asesinato y violación.

Pero, uno de los textos más famosos de la Biblia le hizo reflexionar sobre su mal actuar: Mateo 8:36: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma?”

“Solo Jesús pudo cambiar mi vida del terrible pecador que era”, concluyó.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas para explorar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on skype

Radio Online

Acerca de

Somos una Iglesia Cristiana, enfocada en Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo.

Lo mas visto

Subscribete al Boletín!

Ir arriba