Compartir en tus Redes

Mi socorro viene de Jehová,  Que hizo los cielos y la tierra. Salmo 121.2. Este Salmo es un cántico que asegura al fiel peregrino que Dios lo vigilará en su ascenso a Jerusalén. El cántico consiste de tres partes:

Un peregrino a punto de ir a Jerusalén que expresa su preocupación por el viaje y se consuela con una confesión de fe en Dios, el Creador y Ayudador (vers. 1, 2); otra persona, tal vez sacerdote, ora por el peregrino y le declara que el Señor que guarda a Israel, lo protegerá en su viaje (vers. 3-6); y esta misma persona añade que el Señor seguirá guardándolo durante toda la vida y aún más allá (vers. 7, 8).

La parte central consiste de la seguridad de que Dios nunca duerme (vers. 3, 4) y que guarda al peregrino aun cuando éste duerme (vers. 5, 6). La peregrinación a Jerusalén representa el peregrinaje de todo creyente en su camino hacia la Jerusalén celestial (cp. Hebreos 11:9, 10).

-La Biblia de las Américas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas para explorar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on skype

Radio Online

Acerca de

Somos una Iglesia Cristiana, enfocada en Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo.

Lo mas visto

Subscribete al Boletín!

Ir arriba