Calle 3 # 27-31

Barrio San Fernando

(57) (2) 5568265

24/7 siempre en oraciòn

Proximo Evento Online en: =>

Youtube Online

Dias
Horas
Minutos

Orientando a los hijos

Betel Cali

Betel Cali

Compartir:

El Rey David pronunció estas palabras en el momento que estaba entregando el reino de Israel a su hijo Salomón. David no centró sus consejos en las funciones reales en las que éste habría de desempeñarse, sino en las condiciones espirituales que se requerían para tomar las decisiones correctas que todo hombre tiene que asumir. Aquí están los consejos imperecederos, no de un rey a un príncipe, sino los de un padre que desea el éxito de su hijo.

Una de las carencias más grandes en nuestra sociedad es la ausencia de palabras que orienten a los hijos. El compartir entre un padre y su hijo ya es casi inexistente. En nuestra era de las comunicaciones de masas, el diálogo no existe entre los seres que viven debajo del mismo techo. No se conversa, se discute; no se comparte, se pelea.

SEÑALANDO UN ESCOLLO INVISIBLE

“Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre…” (1 Cr. 28:9). Aquí hay un escollo que muchos no ven, que muchos ignoran y, por lo mismo, sus vidas se hunden en Él. ¿Acaso Salomón no había nacido en un hogar donde Dios era conocido y adorado? ¿No asistía regularmente al lugar de oración y de adoración? ¿No aprendió como todo niño judío a leer los libros de Moisés? ¿No cantó los himnos de los libros de los Salmos? ¿Por qué entonces David le habló de reconocer a Dios? Nosotros nos sorprendemos al ver aquel adolescente, que vivía en aquella familia fiel a Dios; sin embargo, de repente, se apartó de la fe. ¿Dónde se fraguó ese fracaso? Incluimos algunas de las respuestas:

1) El hogar más piadoso no garantiza el conocimiento personal que debemos tener a Dios.

2) La iglesia más espiritual, adherida a la sana doctrina, no asegura que uno de sus miembros tenga un conocimiento personal de Dios.

3) Hay personas que conocen la doctrina de la salvación sin haberla experimentado.

4) Podemos conocer versículos de las Sagradas Escrituras de memoria, y no conocer a Dios personalmente.

Lee este devocional completo en https://cutt.ly/ScchZmk

Por Rev. Alberto Ortega