Calle 3 # 27-31

Barrio San Fernando

(57) (2) 5568265

24/7 siempre en oraciòn

Proximo Evento Online en: =>

Youtube Online

Dias
Horas
Minutos

Jòven musulmàn odiaba tanto a los cristianos que no miraba a los postes telefònicos,

Betel Cali

Betel Cali

Compartir:

Jòven musulmàn odiaba tanto a los cristianos que no miraba a los postes telefònicos. Hoy Hussain es cristiano, pero alguna vez fue un joven muy confundido. Nacido de madre brasileña y padre palestino y criado en San Francisco, Estados Unidos, Hussain dice que amaba a Jesús intensamente como musulmán nominal. Jesús, según el Islam, era solo un profeta.

Cuando sus padres se divorciaron, su padre lo llevó a Cisjordania de Israel y lo inscribió en escuelas musulmanas en el territorio palestino. Aprendió a odiar tanto a los cristianos que evitó mirar postes telefónicos. Esto debido a que las barras laterales formaban la imagen de la cruz, un símbolo odiado por los musulmanes.

“Me enseñaron, ‘Tienes que tener mucho cuidado: Jesús NO es el hijo de Dios’. Estaba convencido al 100%”, recuerda. “Tenía tanta hambre espiritual que acepté esa idea. Me convertí en el musulmán más religioso de mi familia”.

Como ciudadano estadounidense, Hussain regresó a Estados Unidos y planeaba convertir a incontables multitudes al islam. “Estaba muy comprometido”, dice. “Una cosa que solía hacer porque odiaba el cristianismo (no odiaba a Jesús, pero odiaba el cristianismo) es que cada vez que pasaba por una iglesia, escupía solo para mostrar mi irreverencia. Siempre que veía un poste de teléfono con forma de cruz, miraba hacia otro lado”, agrega. “No quería mirar una cruz. Tenía este odio dentro de mí, esta ira hacia el cristianismo”.

Pero a los 15 años, escuchó predicar sobre la muerte y resurrección de Jesús. “El Espíritu de Dios cayó sobre mí. Fue tan poderoso”, dice Hussain. “Dios dice en la Biblia: ‘En los últimos días, derramaré mi espíritu sobre toda carne’. Eso es exactamente lo que pasó”. Jesús lo transformó.

“Todo el anhelo que tenía de Dios por tener una relación con Él quedó satisfecho en ese momento. Llenó mi corazón. Cuando vino Jesús, supe que era el Hijo de Dios. Sabía que no era solo un profeta, ni un simple hombre. Él es Dios”, dice. “Una cosa que quiero decir sobre mi tiempo en el islam es que mi corazón estaba tan vacío. Fue un vacío doloroso. Era como ‘se supone que algo debe estar en mi vida’. ¿Por qué está tan vacío?’”. Ahora Hussain le pide a Dios por la salvación de sus amigos y familiares musulmanes.

Imagen referencial